- Publicidad -
Home Amigos de Crush Modelos con ciática: Hola, me llamo Yoli y no me gusta Can...

Modelos con ciática: Hola, me llamo Yoli y no me gusta Can Yaman

modelos con ciática odio a can yaman
Que no te voy a dar un beso. Pesao. Fotos: Canya press
- Publicidad -

¡Uf! ¡Ya está! Lo he dicho. Ya lo he soltado.
Tenía un no sé qué en la boca del estómago que no te puedes ni imaginar. Pero, te voy a ser sincera. Me ha costado contarlo. No me gusta Can Yaman

- Publicidad -


Estáis todas con la libido por las nubes y chica, de verdad, no es para tanto.
Voy a empezar dándote un consejo de amigui: nunca te enrolles con un tipo que te gane en talla de pecho porque, en un futuro no muy lejano te pueden pasar dos cosas:

  1. Que deje el gimnasio y se le caiga el pecho.
  2. Que acabe pareciéndose a Kiko Matamoros. En ti está tu futuro, hermana. Ahí te lo dejo.


Han dado tanta turra en Mediaset con Can Yaman que ya me cae hasta mal. Lo hemos visto tanto, que el pesado es él y no la cadena.
Pero yo, que soy cronista desde hace unas semanas, me documento para darte la calidad que mereces y contarte por qué no me gusta Can Yaman.


Es abogado gracias a una beca en baloncesto.

Esto sucede porque es turco.
Aquí, en España, si se te da bien un deporte y a no ser que tu padre sea un Gasol frustrado y te ayude con tu futuro, lo más cerca que está la unión deporte y facultad es en la amenaza de tu madre de no salir a jugar con tus amiguitos si no estudias.


Ver una serie de Can Yaman es como ver una peli del canal Hallmark.

Te la venden como la experiencia de tu vida y obra máxima de su género y tú, sedienta de ganas por ver al turco en acción, te entregas al capítulo uno con todas tus ganas.
En el capítulo 124 empiezas a preguntarte el por qué te has enganchado a semejante cosa con lo bien que estabas tú viendo Cuéntame, pero aun guardando la esperanza de que nuestro héroe se arranque la camisa en un arrebato de pasión y devore a su amada en un encuentro más tórrido que toda la saga Cincuenta sombras… (cómo ves, vamos de calidad en calidad porque yo sólo te ofrezco lo mejor).
La comparativa con Hallmark no es casualidad. Como en las pelis de este canal y como quiero quitarte meses de sufrimiento, te diré que tienes que esperar al último episodio para ver a nuestro hombre darle un besito sin lengua a su amada y ya a partir de ahí que vuele tu imaginación, porque si esperas ver más ya te lo digo yo: NO.


También ha perdido uno de sus grandes atractivos: la melena.

Porque nuestro chico, bueno más tuyo que mío, está haciendo ahora la mili.
Ojo, que aun así tiene algunos puntos a su favor y es que, como el presupuesto en Turquía es tan limitado y las cifras no son como las que se mueven en las series de otros países, tanto su ropa, como joyas y complementos, se los paga él.
Entre escena y escena, me lo imagino bicheando la app de Shein. Es la única explicación lógica que encuentro a sus camisas.


En fin, querida, que debemos irnos preparando porque encima, suena para Supervivientes y ya sabes que cuando el río suena, Can Yaman lleva.
Ayer fue su cumpleaños y desde aquí con el mismo amor de siempre, lo felicitamos.
Mañana es el mío. Ahí te lo dejo.

Con amor, series y predepresión cumpleañera.
Yoli.

- Publicidad -