Inicio Actualidad Edurne, abatida por la muerte de su abuelo Lalo y sin el...

Edurne, abatida por la muerte de su abuelo Lalo y sin el apoyo de su marido David De Gea

-

La cantante, visiblemente destrozada en el entierro de su querido ‘Lalo’, que ha fallecido este fin de semana a los 86 años

Duros momentos para Edurne. Y es que la cantante ha perdido a su abuelo, de 86 años, este fin de semana, tal y como ella misma compartía destrozada a través de sus redes sociales. “Solo se muere cuando se olvida, y yo nunca te olvidaré. Te quiero Lalo”. Con estas preciosas palabras y un vídeo en el que su querido ‘Lalo’ paseaba feliz el carrito de la pequeña Yanay, la triunfita se despedía públicamente de una de las personas más importantes de su vida, con el que tenía una relación de lo más especial.

Horas después de compartir con sus seguidores esta dolorosa pérdida, Edurne y su familia daban el último adiós a su abuelo con un íntimo entierro al que asistieron tan solo los más cercanos. Acompañada de sus padres, su abuela y su hija Yanay, de ocho meses, la artista se despedía para siempre de su ‘Lalo’ vestida de negro y completamente abatida.

MÁS EN CRUSH
Los 5 grandes momentazos de la Pantoja en el estreno de 'Idol Kids'
edurne en el entierro de su abuelo

Con la pequeña en brazos en todo momento, Edurne ha encontrado en su hija el consuelo en estos duros momentos en los que no ha podido contar con la presencia de David De Gea, que tenía partido con el Machester United este fin de semana y no pudo viajar a Madrid para arropar a su pareja tras la muerte de su abuelo, al que la cantante ha despedido visiblemente afectada.

MÁS EN CRUSH
De la nominación de Omar Montes a los zapatronchos de C. Tangana: los detalles de la gala de LOS40 Music Awards que (quizá) no viste

Contenido patrocinado

- Publicidad -

Debes leer

Tania Medina y Adrián Pedraja

Tania Medina y Adrián Pedraja: esto fue lo que pasó

La pareja de 'La isla de las tentaciones' ha pasado por muy malos momentos, pero los rumores entre Tania Medina y Adrián Pedraja, ya...