Inicio Amigos de Crush Raquel Bollo, el Rolex robado y el vicio de la ostentación

Raquel Bollo, el Rolex robado y el vicio de la ostentación

-

Qué movida, troncos. Resulta que chamullan que el Rolex de Raquel Bollo es chorizao. Que le han chingao a otro el peluco y ella lo ha recomprado de estrangis, vamos. Ay, que se me va el argot cheli. Ustedes perdonen. Es que una es muy del foro y el madrileñismo a veces no lo puedo contener. Pero se me entiende, creo. En esencia: una señora cuyo mayor mérito fue juntarse con la Pantoja en los saraos va y se planta con un par a lucir peluco. Perdón, reloj. Relojazo. Y pasó lo que pasó: que rascas un poco y todo es chatarra. Y no me refiero al Rolex.

Post de Instagram en el que se ve el Rolex de Raquel Bollo
No perdió la oportunidad de lucir Rolex en su cuenta de Instagram. (Foto: @raquelbollo)

La movida mazo tocha ya la conocéis. Sale la Bollo a contar sus cosas a Sálvame Deluxe, toda mona ella, de negro, estilizadísima. Bien hasta ahí. En su muñeca, que no deja de mover compulsivamente, un Rolex. Pero no un Rolex cualquiera, no. Uno de esos de edición limitada, de los que hay poquísimos en el mundo. Una cosa loca. El Rolex de los Rolex.

Y salta la sorpresa en Las Gaunas

El Rolex de Raquel Bollo no solo se lució de manera harto ostensible en plató, sino que también lo exhibió en sus redes sociales. A todo trapo, como mandan los cánones. Que una no se compra cosas carísimas para nada, hay que tintinearlas y sacarles el brillo a pasear, si no, de qué.

  Belén Esteban contra Jorge Javier Vázquez: parece que esta vez parten peras para siempre
Raquel Bollo
La Bollo, que acaba de ser abuela, se ha visto envuelta en un lío bastante peor que cambiar pañales. (Foto: Agencias)

Y aquí es donde a mí empieza a chirriarme todo. Ignoro si la denuncia pública de la supuesta víctima es cierta o no. También ignoro si realmente la banda de ladrones, que ya están en la cárcel, le dieron de verdad el nombre de Raquel Bollo, como ignoro si se ha puesto nerviosa antes de tiempo. La Bollo ya ha puesto esto, dicen, en manos de sus abogados, y aunque no quiere salir a dar explicaciones supongo que si puede demostrar que es suyo, aquí no ha pasado nada.

  Se viene salseo: Los graves insultos de Karmele Marchante a Jorge Javier Vázquez en Twitter (y amenaza con contar TODO)

El Rolex de Raquel Bollo, robado o no, es mucho más que eso

Hay pocas cosas que dejen más rastro de sangre que un Rolex robado. Un Picasso robado, quizá. No, en serio. Se trata de ediciones limitadas al alcance de muy poca gente, que cuestan una barbaridad. Y estoy segura de que si el Rolex de Raquel Bollo se compró legalmente no tendrá problema alguno en exhibir la factura y los cien mil papeles que te hacen firmar para poseerlo. Que no hablamos de un Seiko, no. Hablamos de un reloj que, para que vista tu muñeca, tienes que demostrar, no sé, hasta que tienes ocho apellidos ilustres y cien propiedades inmobiliarias. Un despropósito.

Raquel Bollo, de bautizo
En ciertos círculos lo que mola es exhibir marcas. Lo de menos es la estética. ¿Un cinturón de Gucci? ¡Claro que sí, se ve bien gordo el logo! (Foto Agencias)

Por eso digo que el Rolex de Raquel Bollo es mucho más que eso. Es el colmo de la ostentación. El de Raquel Bollo, el de la señora que denunció su desaparición. Todos los Rolex. Y digo Rolex como símbolo de la exhibición descarada de dinero. Es un poco como decirle al mundo: «Mira, tengo tantísima pasta, me chorrea el dinero por los bolsillos de tal manera que he pensado que el que me sobra, en lugar de dedicarlo a, no sé, echar una mano a mi gente, que lo está pasando mal [no hablo ya ni del tercer mundo], me lo voy a gastar en un objeto inútil porque la hora la miro en el móvil».

  Carlos Sobera consigue que cancelen Sálvame Tomate: la radical decisión de Telecinco

El efecto Marbella

Y esto viene a ser lo que yo llamo un poco el efecto Marbella, lugar que la Bollo conoce rebién, como su amiga Isabel Pantoja. Es algo así como la pornografía del despilfarro: yates con doscientos mil metros de eslora y apliques de oro macizo. Deportivos personalizados a precios que darían para comprarse una flota de berlinas muchísimo más prácticas pero que, claro, no lucen tanto. Ropa carísima y fea, pero con los logos de D&G a tamaño XXL. En esa pequeña burbuja de ostentación, el Rolex de Raquel Bollo, robado o no, pasa inadvertido. En el plató de Sálvame Deluxe, no tanto. De ahí los comentarios. De ahí la metedura de pata. Porque exhibir oros tiene su peligro.

  ¿Por qué aguanta tanto Anabel?
Isabel Pantoja y Raquel Bollo
De su amistad con Isabel Pantoja ha sacado, como poco, el amor por Marbella. Y por todo lo que implica. (Foto: Agencias)

Claro que también hay voces que apuntan a algo mucho peor incluso para la reputación de la Bollo: que sea una burda falsificación. En Puerto Banús, delante de las tiendas de lujo, se apuestan muchachos con decenas de bolsos de Loewe, Armani o Chanel que dan el pego. Imitaciones. Así que puede que, al final, el Rolex de Raquel Bollo sea chatarra. Y aunque no lo sea, algo de eso hay en toda esta historia.

Contenido patrocinado

- Advertisment -

Debes leer

María Pedraza en Bikini amarillo

¡Qué fotones! Maria Pedraza en bikini amarillo paraliza las redes

La actriz sabe como lucir su figura y más en la playa, donde eclipsa hasta a las sirenas. María Pedraza en bikini amarillo paraliza...