Inicio Amigos de Crush Tweetend 8: especial Rafael Amargo en el Deluxe

Tweetend 8: especial Rafael Amargo en el Deluxe

-

Pues nada, caris, que Rafael Amargo pasó ayer por el Deluxe y ardieron las redes. Así que Tweetend 8 merece un especial dedicado al bailaor, que no hizo mucha audiencia (de hecho, marcó mínimos en domingo, según recogen otros medios), pero dio muchísima chicha en Twitter. Te lo contamos.

Fotograma del Deluxe
Rafael acusó a María Patiño de maquiavélica, entre otras cosas. (Foto: Mediaset)

¡Llega Tweetend 8 y hoy traemos especial! Pasó Rafael Amargo por el plató del Sálvame Deluxe y no es que arrasara precisamente (marcó los datos de audiencia más bajos en un domingo), pero su intervención dio de sí lo suficiente como para encender Twitter a pocas horas del final del finde.

A Rafael Amargo ya no lo cree nadie

Esa fue la primera impresión que dieron los tuiteros que estuvieron pendientes de la entrevista que le hizo Jorge Javier Vázquez:

Y es que no podemos olvidar lo que sucedió hace dos meses: tanto él como su pareja pasaron la noche en el calabozo acusados de pertenencia a una organización criminal y de tráfico de drogas. Pero vamos, que él, ni corto ni perezoso, salió ayer a hacerse la víctima. Sin cortarse ni un poquito.

El movidón con María Patiño

Podríamos dividir la intervención de Rafael Amargo en tres partes: una, el enfrentamiento a saquísimo con la Patiño, a la que acusó de todo menos de la muerte de Manolete; dos, la mano negra que se empeña en acusarlo de cosas; tres, la frase gloriosa de la noche. Vamos por partes: la Patiño. Ella no podía estar en plató mientras veía cómo el bailaor la ponía a caer de un burro.

  Los memes de Rafael amargo tras hacer la cobra a Sálvame

Por si eso fuera poco, él, que ha sido acusado de lo que ha sido acusado, soltó esta perlita que fue convenientemente rebatida por los compañeros de la Patiño:

  La caída a los infiernos de Amargo: 4 señales de que algo no iba bien...

Y claro, no solo le soltó este dardo sino que comentó pues lo que nadie se creyó: que él no se droga desde hace una jartá.

Y vuelta periquito al torno: María Patiño es mala malísima y trama cosas en las sombras.

La mano negra (según Amargo)

El bailaor ve en todo esto de su denuncia una mano negra empeñada en hundirlo. Nada de tráfico de drogas, no. Hay gente por ahí, oculta, que quiere empañar su fama.

Fotograma de Deluxe con Rafael Amargo
Rafael Amargo negó las evidencias y se asió al mantra de que hay una mano negra controlando su vida. (Foto: Mediaset)

En fin, todo hilado de… aquella manera.

Hubo incluso quien le dio una explicación científica al asunto. No a la mano negra, no, sino al discurso un tanto inconexo del entrevistado:

  Modelos con ciática: Rafael Amargo, predestinado a ser un amargado

Que lo de inconexo no lo digo yo, de verdad que no:

  Sofía Suescun y Rafael Amargo, conexión sorpresa

Y el momento cumbre de Amargo en Twitter (y en Tweetend 8) fue…

Era de esperar que un personaje como Rafael Amargo dejase una frase para el recuerdo en una entrevista en el Deluxe, y así fue. Por supuesto:

Pero vamos, Rafael, que no cuela, cari.

Que él no traficaba. Que lo de que lo pillaran con una báscula de precisión es… pues, eh, bueno, eso.

  Sofía Suescun y Rafael Amargo, conexión sorpresa

Y, en resumen, esto dio de sí la entrevista de Rafael Amargo en Twitter. ¡Bueno, pues nos vemos pronto! Os deseo una feliz semana llena de alegría. De alegría… de la otra, de la gratis. ¡Besos!

  Los memes de Rafael amargo tras hacer la cobra a Sálvame

Contenido patrocinado

- Advertisment -

Debes leer

Isabel Pantoja vende Cantora y hemos buscado cinco alternativas

Isabel Pantoja vende Cantora: estos son los 5 casoplones a los...

Si hay alguien con la vida más liada que los cables del ordenador es Isabel Pantoja. Su hija le ha dado un buen porrón de disgustos, no se habla con Kiko Rivera y debido a todas las presiones familiares se deshace de su posesión más preciada. Sí, amigos. La Pantoja vende Cantora y hemos encontrado cinco pisazos a los que podría mudarse para empezar de cero… otra vez.