Inicio Estilo de vida Yayacrushes: las 6 tías más cañón de 60 en adelante

Yayacrushes: las 6 tías más cañón de 60 en adelante

-

Si hace unos días te invitábamos a ver señores muy estupendos y con una edad o dos (o tres), hoy tenemos la versión femenina. Las yayacrushes os van a dejar loquísimos, ¡están como quieren!

¿Cómo? ¿Que no os creíais que iba a haber réplica femenina de los yayocrushes? Qué poco me conocéis. Bueno, no me conocéis de nada, es cierto. Comienzo de nuevo. ¿Cómo? ¿Que no os creíais que iba a atreverme con las yayacrushes? Qué poco me… Ay, no tengo el día. Menos mal que me acompañan estos seis pibones. La más joven está a punto de ingresar en la sesentena y mira, soy heteruza perdida, pero yo les daba, así os lo digo. ¡A ver qué opináis vosotros!

Nº 6 de las yayacrushes: Sigourney Weaver, la yaya espacial

Si no has querido ser alguna vez en tu vida la teniente Ripley una cosa te digo, un poquito muerto por dentro sí que estás. Por favor, es que no hay una heroína más bestia en el imaginario de quienes crecimos viendo la saga Alien. Que Sigourney Weaver es mucha Sigourney, ojo. Primero, ¿tú has visto a alguien a quien le quede la cabeza rapada igual de bien que a ella? Sinéad O’Connor en 1989 y para de contar.

Y luego está lo de ser más larga que un día sin Netflix. Un metro ochenta y dos centímetros de señora que, además, a sus casi 71 años (quién lo diría), se planta unos taconcitos por si acaso. Claro que sí, Sigourney. Con un par de ovarios. Yo quiero verte un día al lado de Tom Cruise. Por joder, más que nada.

Ojito, que aquí la yaya, entre otros proyectos, se está filmando cuatro entregas de ‘Avatar’. Por si alguien quiere retirar a nuestras yayacrushes antes de tiempo, cuidadín. (Foto: Agencias)

Nº 5 de las yayacrushes: Susan Sarandon, la yaya reivindicativa

A mí me ganó de tía dura en Thelma y Louise, pero es que en la vida real no es distinta. Susan Sarandon, cuando no se te manifiesta a favor del feminismo, se te manifiesta contra Donald Trump. Y mirad qué os digo, para mí una señora que es una influencer de las de verdad, que sale con todo su [inserte aquí su sinónimo de genitales femeninos favorito] a decirle a Trump que es más tonto que pellizcar cristales me enamora. Pero es que encima está cañoncísima. Que nos cumple 74 en unos días y está para resoplar a su paso. ¡Te queremos, Susie!

Esta señora no solo está ideal a sus casi 74 tacos, sino que ha sido la pareja de uno de mis crushes de la vida entera, Tim Robbins. ¡Ay! (Foto: Agencias)

Nº 4 de las yayacrushes: Iman, la yaya top-model

65 años tiene Imán, la viuda de David Bowie y luce así de buenorra. Que tú dices: «Bah, toneladas de Photoshop y kilos de maquillaje». Y yo te digo: «JA, JA Y REJÁ». Porque por supuesto que todas tenemos nuestros momentos chapa y pintura, y más cuando toca alfombra roja, pero aquí os dejo una fotito de su Instagram en la que por todo maquillaje lleva unos parches para las bolsas de los ojos y, en fin, juzgad vosotros mismos, que a mí me da la risa.

Así lucía en febrero de este año en la gala amfAR, con un vestido de cuello esmoquin pegadito a la piel. Por si alguien duda de que las yayacrushes están como les da la gana. (Foto: Agencias)

Nº 3 de las yayacrushes: Sharon Stone, la yaya ‘espatarrá’

A ver, que levante la mano todo el que no sintió ni frío ni calor cuando el cruce de piernas de Sharon Stone en Instinto básico. No veo ni una mano en alto, ¿eh? Bueno, es verdad que delante del ordenador no puedo veros, pero os imagino rememorando aquel momentazo del cine que dejó a Michael Douglas con el culo derretío y sé, SÉ, que no habéis levantado la mano ni uno. 62 años tiene la Charo y sigue siendo aquel bellezón que partía cervicales. La que tuvo, retuvo. Está clarísimo.

Si te apetece ver a Sharon petándolo fuertemente, puedes verla en el papel de Lenore Osgood en ‘Ratched’, una seriaza de terror psicológico de Netflix inspirada en ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’. (Foto: Agencias)

Nº 2 de las yayacrushes: Helen Mirren, la yaya o’clock

Si no me falla la memoria, Helen Mirren es la única británica de la lista. Y mira que es británica. ¡Y guapa! ¡Y reina! Sobre todo, reina. Que he perdido la cuenta de las veces que Helen se ha coronado para ser monarca en la ficción. Pero a lo que voy: ¿se puede tener más estilazo y estar más guaperroncísima con 75 años? Yo creo que no. Lo de Helen es de otro planeta.

¿PEEEEERDONA? ¿Que este pibón tiene tres cuartos de siglo? Pues ahí donde la ves, así es. Helen lleva un traje de corte masculino con un estilazo que ya quisieran muchas a los 30. (Foto: Agencias)

Nº 1 de las yayacrushes: Jane Fonda, la yaya aeróbica

Yo tengo clarísimo que el ejercicio físico que ha hecho Jane Fonda a lo largo de su vida ha sido definitivo para estar así de pibonaca. Que la genética también habrá cumplido su parte, no te digo yo que no, en plan: «Hola, soy la Genética y aquí te dejo este regalo de la naturaleza, pero cuídamelo haciendo aeróbic y grabando muchos vídeos con la pata en alto, que esto si no se cuida se agosta».

Y oye, la chica, pues dicho y hecho. Que estar divina haciendo de Barbarella es fácil, porque la juventud suma muchos puntos, pero es que esta señora que veis con este vestido de escamas idealísimo de la mort tiene 82 palazos. Ochenta y dos, señoras y señores. ¿Qué, cómo se os queda el cuerpo?

Por favor, qué estilo, qué vestido y qué buenorrismo octogenario. Que la ves así de radianta y de deslumbranta y te vuelve el color a la cara, la esperanza en la vida, los gatitos tocando el piano y todo lo bonito del universo. (Foto: Agencias)

Contenido patrocinado

- Advertisment -

Debes leer

Eugenia, alias Eugeniayogui, haciendo distintas posturas de yoga

Desver: Eugeniayogui, si necesitas ayuda, ¡silba!

Hoy necesito algo potente para desver. No sé, quizá esa lejía con la que el felizmente finiquitado presidente de los Estados Unidos pretendía curar a sus enfermos de covid. Un berbiquí, un sacacorchos. Grito «socorro» muy fuerte porque he visto a Eugenia Silva haciendo yoga y temo mucho por sus huesos. ¿O no tiene huesos? Porque esa podría ser otra explicación. Eugeniayogui, por favor, ¡si no puedes desenredarte, silba!